Home

 

Grandes Almacenes Selfridges. Future Systems. Birmingham.

 

En Birmingham, la construcción del centro comercial Selfridges ha respondido a dos objetivos diferentes pero complementarios: crear un icono urbano capaz de catalizar la atención de sus habitantes y de los turistas, y reforzar la identidad de una marca que hoy se refleja en la imagen de esta extraordinaria arquitectura.

 

   

 

En 1999 el estudio de arquitectura Future Systems ganó el concurso por invitación convocado por Selfridges para la construcción de un gran espacio dedicado al shopping. Jan Kaplicky, titular del estudio, ha puesto a punto un proyecto realmente innovador, que ha revolucionado el concepto de edificio y de envoltura.

 

   


Aquí el estudio aplicado ha sido el punto de partida, dando vida a una estructura sinuosa pero compacta, completamente revestida con discos de aluminio de un diámetro de 60 cm. En la base de todo ello se encuentra la filosofía de Future Systems, en la que la experimentación, el estudio y el proyecto difícilmente logran distinguirse, siendo uno parte integrante del otro. Junto a la iglesia de Birmingham, el centro comercial destaca con la fluidez de sus formas, con la ligereza de sus materiales, con su aspecto antropomorfo.

 

   


El revestimiento, de discos de aluminio anodizado, enfatiza la curvatura del edificio que, en el exterior carece totalmente de rótulos, casi como queriendo esconder su propio contenido. Sólo unas pocas portillas, en correspondencia con la planta baja, revelan parcialmente el interior del mismo. Las entradas son cuatro, una de las cuales es un puente acristalado que conecta el jardín y el restaurante panorámico con el aparcamiento.

 

   

 

También el interior refleja la fluidez y la sinuosidad del exterior, tanto en la flexibilidad de la organización de los espacios, como en el modo en que la luz penetra en los diversos ambientes. Los espacios comerciales, de 4,5 metros de altura, se reparten alrededor de un gran atrio a toda altura.

 

   


La construcción de este edificio ha presentado, en cualquier caso, no poco problemas, sobre todo por la cercanía a la iglesia anglicana que, al datar del siglo XIX, debía ser respetada en su configuración y en su relación con la ciudad. Todo ha sido jugado sobre el contraste, evidenciando la diversidad de materiales, de formas, de dimensiones y de colores, cada uno marcado por una propia y fuerte individualidad. Es precisamente este estridente contraste el que hace resaltar las dos distintas personalidades del centro comercial y de la iglesia del siglo XIX. Pero la que habla, en este proyecto, es sobre todo la envoltura, que es al mismo tiempo arquitectura, estructura y piel: los discos son el fruto de una elección estética, tecnológica y de tipo de mantenimiento, ya que pueden ser reemplazados individualmente y con facilidad.

 

   


El aluminio anodizado, del que están constituidos, ofrece además una óptima base para crear efectos irisados, juegos de luz y reflejos.

 

   


Sirve de base una capa de hormigón barnizado, mientras que la estructura propiamente dicha está formada por bastidores de acero. El proyecto refleja la predilección de Future Systems por las analogías formales con imágenes tomadas prestadas de la naturaleza, de la moda, del diseño y de la anatomía.

Laura Della Badia

 

 

 

 

Más información: http://www.floornature.biz/

                             http://hackitectura.net/

 

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  Número 1 versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net