Home

 

PABELLÓN PUENTE, ZAHA HADID, EXPO ZARAGOZA 2008

 

Una estructura habitada

 

La celebración de la Expo 2008 permitirá a la capital aragonesa renovar por completo su imagen, hasta ahora siempre relacionada con la Virgen del Pilar y los cachirulos. En menos de dos años, dos nuevos puentes y una torre de cristal en plena construcción se convertirán en los iconos de la modernidad para la capital del Ebro. Cada uno de estos proyectos supondrá un antes y después en la historia arquitectónica de la ciudad, y gracias a ellos se logrará proyección internacional.

 

     
   
     

 

A unos 250 metros de distancia estará el pabellón puente de Zaha Hadid, que ha ideado un espectacular viaducto peatonal que servirá de entrada a la Expo y al mismo tiempo como edificio expositivo sobre el cauce del río. Su estructura será de acero, aunque estará protegida del agua por un capa de hormigón inyectado. Ambos puentes tendrán como único punto común su longitud: 270 metros. Entre ambos se levanta ya el zócalo de la Torre del Agua, la base de un edificio de cristal de 70 metros de altura que durante la Expo estará hueco y en cuyo interior quedará un pabellón suspendido en el aire.

 

   

 

No es una pasarela ni tampoco un edificio. Algunos lo califican de artificio y otros de obra singular, pero lo que está claro es que no deja a nadie indiferente. El pabellón puente de la Expo será el proyecto cumbre del recinto gracias a su singular diseño, de formas orgánicas que recuerdan a un gladiolo. Lleva la firma de la arquitecta iraquí Zaha Hadid, la única mujer que tiene el premio Pritzker, considerado como el Nobel de arquitectura.

 

   

 

En la zona más estrecha, en la margen derecha del río, tiene cinco metros y va ganando anchura conforme se abre hasta alcanzar los 30 metros en la margen izquierda, en el corazón del meandro de Ranillas. Mide 270 metros y su mayor luz (distancia entre apoyos) llega a los 185 metros. A diferencia del Tercer Milenio, el viaducto peatonal tiene un apoyo en el cauce, en una de sus islas. Su estructura será de acero, aunque su panza estará protegida por una capa de hormigón proyectado.

 

   

 

Además de ser el acceso peatonal más importante a la Expo, servirá de pabellón y, por tanto, se ha decidido cubrir parcialmente. Sobre bastidores metálicos se montarán paneles triangulares de cristal y de un material denominado grc (hormigón y fibra de vidrio) que le dará una tonalidad irisada.

 

   

 

Los visitantes agradecerán entrar en un viaducto cubierto en el verano de 2008, ya que la temperatura será cuatro grados inferior a la del entorno. La ventilación natural hará que el termómetro no sobrepase los 30 grados, aunque bajará a 25º en las dos áreas cerradas de la margen izquierda.

 

Más información: http://www.elperiodicodearagon.com/

 

 

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  Número 1 versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net