Home

Lindner Athletic Center. Cincinnati. Bernard Tschumi.

 

Ha nacido en un espacio estrecho e irregular, en el cual ha sido obligado a adaptarse y tomar forma, sin embargo ha sabido imponer su propia personalidad, transformando los puntos débiles en puntos de fuerza: estamos hablando del Centro Atlético de la Universidad de Cincinnati, dedicado a Richard Lindner y diseñado por Bernard Tschumi.

 

   

 

El edificio forma parte de un complejo programa que sigue las líneas guía de un plan maestro dentro del cual han encontrado sitio otras arquitecturas de grandes firmas (F. Gehry, P. Eisemann, etc.)
La planta sigue un curso curvilíneo, insinuándose entre los volúmenes que lo circundan y desarrollándose sobre 5 plantas.

 

   


El blanco es el color dominante, capaz de dar más énfasis a este edificio que se encuentra justo a la entrada de la zona deportiva y que flanquea al campo de béisbol. Una auténtica trama de aberturas triangulares dibuja la envoltura, interrumpiéndose sin embargo en correspondencia con las curvas más atrevidas, como queriendo proteger la estructura.

 

   


El resultado es una auténtica rejilla, que invita a espiar en sus intersticios, a desencovar sus interiores y la luz que proviene de estos. La tridimensionalidad es uno de sus componentes principales, también por los frecuentes juegos de sombra creados por los profundos cortes de las ventanas triangulares. La continua alternancia de llenos y vacíos, de salientes y entradas, de aberturas y cierres, convierte a esta arquitectura en realmente intrigante.

 

   


En su interior la estructura que acoge los diversos espacios es de tipo metálico: elección que ha facilitado además su construcción, con una notable reducción de los tiempos de trabajo. En estos espacios, distribuidos en los diversos niveles, encuentran sitio un auditorio con 335 asientos, un gimnasio de más de 1.000 metros cuadrados, el museo del campus, un club deportivo, tiendas y taquillas. Sin embargo, más allá de estas funciones, es la propia conformación del edificio, junto a su organización interior, la que potencia el uso del mismo.

 

   


Un gran atrio lo atraviesa, de hecho, en toda su longitud y altura, planteándose como una especie de galería que se puede recorrer desplazándose de un edificio al otro. Desde hall se desarrolla una escalera que, con su llamativo color rojo, se convierte en el elemento que más destaca de los interiores.

 

   


La vista que esta escalera ofrece desde abajo es realmente espectacular, encaramándose a lo largo de la pared del edificio entre los interiores de las 5 plantas. Otras particularidades son las corredores, revestidos con paneles que reproducen imágenes en blanco y negro, creando una verdadera galería fotográfica.

Laura Della Badia

Más información: http://www.floornature.biz/

                             www.tschumi.com

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  Número 1 versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net