Home

 

 

 

 

Casa en Corrubedo

Introducción

Con una espectacular vista a la ría de Arosa y al puerto, el arquitecto David Chipperfield ha construido su casa de veraneo, desplegando sus mejores recursos arquitectónicos y logrando una obra elegante y sensible.

   

A diferencia de los edificios vecinos que dan la espalda al puerto y a las rías, mirando hacia los espacios cerrados del pueblo y protegiéndose de las inclemencias del clima marítimo con pequeños orificios en lugar de ventanas, Chipperfield explota las vistas que ofrece su ubicación y orienta todos sus espacios interiores al mar.

El arquitecto buscó la creación de espacios generados a partir de sencillos rituales domésticos: tomar el desayuno, leer un libro, cocinar o contemplar el mar, creando una arquitectura escenario que no atrajese la atención.

   

Situación

Esta casa ha sido levantada en un pueblo de pescadores, Corrubedo, Galicia, muy cerca del Parque Natural del Complejo Dunar, que incluye una playa salvaje bellísima y donde se alzan en franjas paralelas a la costa las casas adosadas de su breve conjunto edificado, en el margen norte de una gran bahía protegida de la costa atlántica al noroeste de España.

   

Concepto

Chipperfield ha dado muestras de saber apreciar y desear que sea estable el ritmo libre y lleno de frescura de las construcciones del lugar, tan alejadas de la rigidez ordenancista de las ciudades y mostrando la fuerza de su espontaneidad.

La vivienda de Chipperfield en Corrubedo es un hermoso ejemplo de una actitud ante la arquitectura que, por encima de otras búsquedas más propositivas, ya sean conceptuales o formales, utiliza con inteligencia y maestría el lenguaje arquitectónico heredado para dar una respuesta sensible a los problemas reales, es un claro ejemplo de arquitectura de continuidad.

   

Descripción

La casa se asienta sobre una sólida base de piedra y hormigón, y su masa superior, como en las casas vecinas, está salpicada de pequeñas ventanas. Colocada como una estantería entre estos dos elementos, una gran ventana panorámica, que abarca toda la anchura de la casa, proporciona vistas que alcanzan toda la playa y el puerto.

Todos los espacios abiertos son como balcones colgados hacia el mar, desde donde se puede percibir la sencillez y sensibilidad con la que el edificio incorpora su fachada fraccionada en el frente marítimo de Corrubedo. Arquitectura de la naturalidad, la vivienda está en su sitio, como si siempre hubiera estado allí, pese a ser absolutamente diferente a las otras construcciones.

   

Situada en un ángulo de una estrecha calle paralela a la costa, la vivienda se cierra a ella y le da la espalda. Aparentando querer pasar inadvertida, levantada entre medianeras, la arquitectura se confunde con las construcciones adyacentes a cada lado. Justo en el ángulo, como si de una junta de encuentro se tratase, está el acceso, en una fachada prácticamente ciega.

 

Espacios

La composición de la vivienda muestra una distribución racional de sus espacios, dando prioridad a los sistemas lógicos, más que a los argumentos compositivos, generando espacios domésticos de emocionante intimidad y gran cohesión con el tejido urbano preexistente.

   


•Planta baja - Nivel playa

Un pedestal pétreo, incorporado a las rocas de la costa, acoge unos dormitorios-camarotes, en la planta baja semienterrada, a los que se puede acceder desde el exterior, a través de una rampa que los comunica directamente con la playa.

•Primer piso - Nivel calle

   

En la primera planta, abierta al mar, se sitúan los espacios colectivos de la familia, como la sala, comedor y cocina, en un ambiente diáfano. A través de su frente acristalado, que abarca la totalidad de la fachada a este nivel, de medianera a medianera y de forjado a forjado, se siente uno como en un navío en medio de la bahía.

•Segunda planta

Arriba, los dormitorios se enlazan a una generosa terraza privada que enmarca el paisaje, única expresión de individualidad que muestra la fachada y un guiño de su autor.

   

•Azotea y estudio

Termina la vivienda en una terraza mirador en la azotea con un estudio, donde volvemos a encontrar, junto a un banco, un asador que nos recuerda la importancia de los matices en estos ámbitos tan relacionados con la vida íntima de la familia.

   

Materiales

La solidez de la piedra en la base de la casa y en la pared de fondo de la planta baja, se enfatiza con la ingravidez del cristal del siguiente piso, una sensación de ligereza que se hace más intensa al desvanecerse la casa en su cubierta.

   

El hormigón también está presente en la construcción de la casa, pintado de color blanco en la terminación de la fachada y a la vista en la rampa que da acceso a la playa.

   

Las ventanas son todas con marcos de aluminio, en la planta baja son practicables, las del primer piso correderas elevables y en el resto de las plantas se alternar ventanas practicables y fijas de menor dimensión.

   

Todas las ventanas incorporan rotura del puente térmico y juntas perimetrales de estanqueidad de EPDM calidad marina, debido al extremo clima atlántico al que hacen frente, siendo éste tal vez, el único punto en que la construcción difiere de sus vecinas.

   

Más información: http://es.wikiarquitectura.com/

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net