Home
 

Hoteles flotantes (Las vacaciones del futuro)

 

El Crucero de “Vacaciones en el mar” se ha quedado obsoleto. Ya no es suficiente un servicio de habitaciones, spa, vistas al mar y conexión a Internet por Wi-Fi… Los mejores hoteles de 5 estrellas del mundo no pasan de ser edificios de corte tradicional, situados en primera línea de playa o en el centro de ciudades monumentales. La imaginación humana da para mucho más.

 

   

 

Hoy, la ambición de los arquitectos es construir edificios habitables en ambientes todavía poco dominados por el hombre: aire, espacio y mar. En esta primera entrega, veremos un par de hoteles-crucero-flotantes. Unos hoteles que pretenden surcar el cielo como si fueran un avión o un globo aerostático.Vía periodistadigital hemos descubierto este proyecto creado por los diseñadores de SeymourPowell. En la foto de la derecha puedes ver una recreación de esta especie de rombo surcando los cielos. Se trata de un hotel de 12 pisos con 55 habitaciones, cuyas vistas darían directamente a las nubes, de ahí el sobrenombre del proyecto: Clipper in the clouds (en inglés, “una máquina de rasurar en las nubes”).

 

   

 

El diseño del prototipo incluye un restaurante con capacidad para 110 personas, y todos los pisos estarían conectados a través de una gran escalera de caracol central. No hemos conseguido datos sobre el presupuesto ni las dimensiones totales de este hotel volante. Lo que sí hemos averiguado es qué combustible usaría: hidrógeno. La idea es hacer un hotel de lujo, futurista y no contaminante.

El segundo hotel que os queremos mostrar lleva el nombre de Aeroscraft. La WorlWide Aeros Corporation y los diseñadores de WATG pretenden crear un mastodóntico avión de aproximadamente 50 x 75 x 200 metros, 400 toneladas de peso y capaz de viajar a 280 kilómetros por hora a una altura de casi 2.500 metros.

 

   

 

Dentro iría un hotel con capacidad para 250 personas. El motor se alimentaría de hidrógeno, helio y electricidad, y podría surcar todo el cielo de los Estados Unidos en unas 18 horas. Una buena forma de cruzar el Atlántico sin aburrirse durante las interminables horas de vuelo, ya que podríamos echar unas partiditas en el casino o pasarnos por el restaurante (aunque nadie nos libraría del jet lag posterior). Para el 2010 quieren tener terminada la construcción del primer prototipo.

 

   

 

Si te han impresionado estos dos ejemplos o te parecen poco creíbles, todavía nos has visto nada. En la próxima entrega hablaremos de hoteles espaciales.

En unos años, si todo sale bien, podremos irnos de vacaciones y surcar los cielos al mismo tiempo. Pero diseñadores y arquitectos no tienen suficiente con “andarse por las nubes”. El siguiente paso en la conquista del espacio es el turismo en las estrellas.

Empezando por un hotel en la luna, ideado por un miembro de WATG, los mismos creadores del Aeroscraft. El diseñador en cuestión es el alemán Hans-Jurgen Rombaut, de la Academia de Arquitectura de Rotterdam (Holanda).

 

   

 

Su idea consiste en construir dos torres ligeramente inclinadas y de 160 metros de altura en suelo lunar. La fachada de las torres estaría compuesta de roca lunar y algunas capas de agua, para aislar a los habitantes del hotel de las inclemencias del espacio.

Los planos de construcción ya están terminados, y se prevé su inauguración para el 2050. Dentro de las torres, los turistas se alojarían en cápsulas con forma de lágrima, que servirían al mismo tiempo de habitación y medio de transporte.

 

   

 

Unas cápsulas que, al menos en el concepto, se parecen a las Galactic Suites, ideadas por el arquitecto catalán Xavier Claramunt. Cada una mediría 7 metros de largo por 4 de ancho.La idea consiste en acoplar varias de estas cápsulas a un transbordador espacial y “soltarlas” en el espacio a modo de racimo.

 

   

 

Cada cápsula tendría una utilidad distinta: la recepción, el restaurante, las habitaciones, la sala de juegos… con un total de 22 cápsulas. Ya hay un prototipo de cápsula fabricado, lo único que necesitan sus creadores es que alguna agencia espacial les financie y se anime a poner el hotel en órbita.

 

   

 

Pero de todos los hoteles espaciales, el que parece más cerca de convertirse en realidad, es el CSS Skywalker de Bigelow Aerospace. Una estación espacial que ya cuenta con un modelo orbitando alrededor de la Tierra a más de 500 kilómetros de altura (el Génesis I). Su construcción ha costado unos 370 millones de euros.

 

   

 

Lleva placas solares para obtener energía y dispone de un sistema de acoplamiento con astronaves para la carga y descarga de pasajeros. Pesa 100 toneladas y su interior cubre un área de 1.500 metros cúbicos. Si todo va bien, en el 2015 se las habrán arreglado para hacerlo habitable.

 

   

 

Aunque no sabemos si tendrá muchos clientes, ya que la broma saldría por 1 millón de dólares la noche. Lo mejor sería que fructificasen los tres proyectos a la vez, por aquello de que la competencia hace bajar los precios

 

 

Más información: http://www.tuexp

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net