Home

 

Loisium Hotel, Langenlois (Viena). Steven Holl. 2005

 

Entrar en el Loisium Hotel y en el adyacente Centro del Vino es una experiencia

entusiasmante no sólo por el confort de las instalaciones y por los extras que representan los servicios de spa y las cantinas, si no también por la percepción de un ambiente en el que la naturaleza y la arquitectura se funden en un original e innegable equilibrio.

 

   

 

En este proyecto Steven Holl ha querido recuperar los elementos de las cantinas subterráneas, pero a la vez ha creado un complejo dotado de fuerte individualidad expresiva, en el que el lenguaje se hace casi abstracto, pero con una organización geométrica como la de las hileras de un viñedo.
 

   


Los colores utilizados son pocos pero han sido seleccionados con esmero, dando prioridad a los tonos metálicos y al carácter garantizado por el amarillo en la fachada principal del edificio que acoge el hotel. El gris en todos sus matices ¿marca¿ los volúmenes, haciéndose más evidente en el edificio dedicado al Centro del Vino, gracias a los cortes y facetas que lo atraviesan.

 

   


El Loisium surge en una pequeña colina de Langenlois, una localidad cercana a Viena, e incluye, además de las cantinas preexistentes, un centro enológico y un hotel spa.
Mientras que las cantinas se extienden en los subterráneos, los volúmenes rodeados de viñedos albergan en cambio el Loisium Hotel wine and spa resort y el Centro del Vino.

 

   


La linealidad del edificio que alberga el hotel se funde con imprevistas interrupciones irregulares que ¿dibujan¿ sobre todo la fachada principal, en la que amplios ventanales están contenidos en cuerpos prominentes. En la planta baja se encuentra un bar y un restaurante temático del vino, así como una serie de espacios para exposiciones e iniciativas.

 

   


Para la realización del hotel se han cuidado los más mínimos detalles, desde la elección de los materiales a su colocación, desde los colores al diseño. Todo responde a la voluntad de crear un ambiente que, aunque en él predomina un lenguaje abstracto, alude a la naturaleza, al paisaje, a su contexto. En sus dos plantas superiores están distribuidas 82 habitaciones en torno al patio interior, del que se goza de una sugerente vista gracias a la disposición transparente y abierta.

 

   


El edificio que alberga el Centro del Vino tiene una dimensión más reducida (24x24x17m), pero también en él la severa geometría casi monolítica se ve interrumpida por cortes decididos que generan una serie de secciones irregulares.

 

   

 

En algunos casos estos cortes han sido cerrados con cristal de botellas recicladas; una solución que aporta gran originalidad al exterior de la construcción pero que permite también iluminar el interior de forma natural.

 

   


Los dos edificios, situados uno enfrente del otro, parecen contemplarse, dialogar recíprocamente y con el paisaje que les rodea, con los viñedos y el pequeño espejo de agua cercano.
 

 

     
   
     
   
     
   
     
   
     
   
     


Laura Della Badia

Más información: www.loisium.at

 

 

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  Número 1 versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net