Home

Qué hay de nuevo

Para acompañar las exigencias de los nuevos hábitos de consumo, los grandes centros comerciales actualizan su imagen y su propuesta arquitectónica

Los shoppings temáticos; las circulaciones en ocho, por las parejas que van a comprar cada una por su lado y necesitan puntos de encuentro; los criterios de diseño en función del poder de decisión de compra de los hijos o los criterios en la iluminación y la utilización de los colores.

   

Si bien las tendencias en los centros comerciales a partir de los nuevos hábitos de consumo sorprenden cada día por la originalidad de su diseño, los expertos subrayan la dificultad de unificar los conceptos sin antes analizar la ubicación específica de la obra, su entorno y zona de influencia. Según información de la Cámara Argentina de Shopping Centers, al cierre de 2007, se reconocen 79 centros comerciales de diferentes superficies y formatos repartidos por el país. Los datos duros determinan que, en términos de metros construidos, la superficie cubierta total de aquellos asociados a la Cámara Argentina de Shopping Centers totaliza 2.800.000 metros cuadrados, cifra que responde a 4800 locales comerciales, 1350 stands y 600 locales gastronómicos, los que son visitados por un flujo mensual de 31 millones de personas, aproximadamente; generando fuentes de trabajo a más de 40.000 personas en forma directa y tres a cuatro veces más en forma indirecta.

Si bien la distribución se concentra en un 50 por ciento en la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, cada vez hay mayor cantidad de proyectos en distintas ciudades del interior, donde los shopping centers constituyen un motor de crecimiento y progreso de la región en la que se desarrollan.

   

Se estima que en el transcurso del año habrá más de 20 nuevos emprendimientos inaugurados, o en proceso de construcción.

Espacios con personalidad

Actualmente, el estudio BMA Arqs. y Asoc. trabaja en diferentes proyectos vinculados con intervenciones en centros comerciales existentes y otros nuevos: "Podemos ver que en aquéllos de escala más acotada existe una voluntad de diseñar espacios más personales.

Allí se debe resolver las necesidades cotidianas respecto de las compras, encontrar un lugar para conversar con amigos, concretar reuniones o satisfacer necesidades de esparcimiento", remarcan. Respecto de los proyectos nuevos, los arquitectos de BMA advierten un requerimiento de edificaciones de mayor magnitud, circulaciones más amplias, estéticas sencillas y cuidadas, donde se acentúan los frentes y propuestas comerciales por sobre los fondos. La iluminación cumple un rol importante en estas estéticas, que se destacan también por solados simples y con mayor brillo, cielo rasos relativamente sencillos, y espacios de transición entre interior y exterior para alojar allí situaciones gastronómicas, o de esparcimiento en entornos más amigables.

   

Por su parte, desde el estudio PfZ Arquitectos, el arquitecto Juan Pfeifer afirma que en los shopping center la circulación anular -es decir: dar una vuelta en horizontal o en vertical partiendo y llegando del y al mismo punto- es la más eficaz para darles a todos los comerciantes las mismas oportunidades para vender sus productos. Cualquier alteración de esta técnica debilita y desequilibra. Como esto suele suceder con frecuencia y por diversos motivos, el restablecimiento del equilibrio se suele alcanzar con una estudiada distribución de la mezcla comercial, rubros, anclas, y a partir de una elaborada propuesta de distribución de espacios arquitectónicos diversos, con la incorporación de acentos, novedades, destaques, sorpresas, etcétera.

"En Norcenter, como shopping temático, la propuesta novedosa estuvo vinculada con la utilización de alfombra en uno de los malls del shopping, un sector outdoor, al aire libre y la propuesta de un tenant mix también innovador", señala Pfeifer. Y agrega: "El secreto de acertar en el blanco está en la sensibilidad para detectar los anhelos estéticos del público por parte de los actores que elaboran el producto en su sentido integral y completo.

   

Demás está decir que el vértigo de los cambios es cada vez mayor. Gilles Lipovetzky, filósofo francés contemporáneo, desarrolla este tema en su libro: El Imperio de lo Efímero , título por demás elocuente en el que describe las características de la sociedad de consumo contemporánea".

El boom de los free shops

Finalmente, los Duty Free Shops son un sitio de fascinación que ofrece la posibilidad de acceder a "un mundo de productos del mundo".

A inicios de 2000, el estudio Abbs Point Design desarrolló la renovación de imagen de las áreas comerciales para vuelos internacionales y de cabotaje en los aeropuertos de Ezeiza y Jorge Newbery. Estos proyectos fueron premiados internacionalmente dentro de su categoría. Según relata el arquitecto Leonardo Lotopolsky, la clave del concepto fue la evolución de los tradicionales locales con entrada y salida a la idea de integración de la superficie de venta a los halles y circulaciones de cada aeropuerto. Así, entrar al free shop no es una decisión por tomar, es parte natural del tránsito al avión. El resultado directo de esta decisión estratégica es el notable aumento de visitantes y, consecuentemente, de las ventas.

Por Alejandro Rapetti
Para LA NACION

Una revolución en la manera de comprar

A 20 años de las primeras propuestas, hoy el mercado se encuentra consolidado y en proceso de expansión, debatiendo cual es el rumbo que pueden tomar los nuevos centros.

Aquí, algunos ven que la tendencia formal marcha hacia los Lifestyle Center como variante de desarrollo (básicamente, centros a cielo abierto), nuestra mirada y el respaldo de algunos estudios climatológicos de la década pasada indican que una posibilidad más amplia se presenta con propuestas de proyectos de centros de usos mixtos, donde convive una interesante variedad de formatos comerciales y usos diferentes, en espacios controlados. En la síntesis de uno u otro modelo, en los nuevos centros de conveniencia, en los temáticos o en cualquiera de los siete u ocho formatos de clasificación internacional, en los que se ordena la actividad comercial, es que estas nuevas herramientas de crecimiento social y urbano comienzan a ser estudiados para adaptarse en escala y prestación a localidades que necesitan de la aparición de estos centros, en respuesta a la demanda del público y como espacio de crecimiento tanto de comerciantes locales como los de carácter nacional, y ya sea en forma propia o desde el concepto de franquicias.

En los nuevos planteos, las variantes por contemplar son cada vez más amplias; a modo de ejemplo, vemos que el poder de decisión de los niños es cada vez mayor, por lo cual la atención a este punto para conformar al mix comercial es importante y por eso su reflejo en la arquitectura comercial. El desarrollo de las circulaciones interiores también propone características diferentes en función del medio en el que se inserten.

Estas circulaciones, para los que reciben en sus recorridos a familias que regulan su gasto y salen juntos a decidir la compra, proponen un solución diferente a la que se da en aquellos en los que la pareja realiza sus compras en un circuito "tipo ocho", con mayor independencia económica, recorriendo el mall en forma separada y reencontrándose en determinados puntos, en los cuales la arquitectura debe dar respuesta espacial.

Para América del Sur, las tendencias son similares, respaldando cada formato adoptado con las características climáticas de su zona de inserción y su concepción comercial. Un caso particular se da en Colombia, donde estamos desarrollando un anteproyecto que reunirá una amplia zona a cielo abierto, con locales comerciales y áreas con diferentes usos: otra área comercial cerrada, área de gastronomía, oficinas, centro médico, servicios al automotor, hotel, etcétera, y un sector de outlet.

Analizando los locales, vemos propuestas con menor iluminación interior y con vidrieras más despojadas, esta tendencia más que acompañar el pedido del Gobierno sobre el ahorro energético, busca generar un clima más intimista, escenográfico, y en algunos casos dramático, pero entendemos que con la aparición de nuevas luminarias que el mercado está recibiendo, el próximo paso será volver a la "luz" que muestra producto y vende, destacando climas y áreas diferenciadas.

El público los aceptó, los profesionales de todas las áreas buscan mejorar las propuestas. Resta que los inversores den el paso adelante y avancen, para que los proyectos de los próximos años se transformen en realidad y maximicen su rendimiento. El mercado lo reclama.

Por Arq. Gabriel González
Especial para LA NACION

El autor es director del estudio Celayeta / González Arquitectos y miembro de CD de la Cámara Argentina de Shopping Centers

 

Más información:  http://www.lanacion.com.ar/

 

 

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net