Home

 


MIRADOR VIÑA SEÑA, CHILE, GERMÁN DEL SOL

Mara Corradi

La construcción del Mirador Viña Seña en Chile supera el tradicional homenaje al proceso de fabricación del vino, dedicando completa atención al viñedo y al territorio en el que es cultivado. Germán del Sol cuenta que, cuando se habla de arquitectura relacionada con el tema del vino, se piensa ante todo en una bodega, en la que se alaban las fases de fermentación de la uva, o el lugar de almacenamiento de las cubas para la maduración del vino, ubicada generalmente en algún castillo o en un imponente edificio, que ya de por sí impresiona a la imaginación del visitante.

Su intervención en el Valle de Aconcagua recupera en cambio el arquetipo arquitectónico de la pérgola, sobre la cual tradicionalmente se hacía que trepase la vid, y lo hace convertirse en elemento identificativo e icónico de un punto, el privilegiado de observación de las viñas Seña. El Mirador se integra en la pendiente convirtiéndose en parte de la misma, asumiendo sus colores y haciendo aflorar de sus senderos las piedras removidas. Pocos volúmenes largos y bajos albergan los servicios, un punto de descanso y un recorrido en el que es posible recibir alguna información sobre la agricultura biodinámica, que regula los principios de fabricación del vino en este valle. Arriba se yerguen las pérgolas, hechas de troncos de madera oscura, que desde lejos se confunden con el negro de los muros. En el centro, una escalera de mampostería de pocos peldaños da inicio al lento paseo que sigue el declive del valle, describiendo un recorrido agradable de norte a sur, que da el tiempo al visitante para admirar las diversas almas de la viña: desde los senderos blancos que ondean entre las colinas a las manchas de verdor de las vinas, a los bosquetes de plátanos y robles, a las colinas de arbustos autóctonos que hacen de bastidores al escenario. Los pequeños muros del sendero, pintados de blanco en su parte superior, prosiguen idealmente por los caminitos del mantillo claro que se ven surcar el valle a través de las cepas. Es posible pararse sobre los pequeños muros, sobre los paralelepípedos esparcidos que hacen de bancos o sobre las grandes rocas que emergen del terreno sobre el está construido el Mirador.

En un momento en el que la arquitectura es proyectada para ser icono del lenguaje del arquitecto, signo autorreferencial de sí misma mismo o himno a la caducidad de las modas y de las experiencias, el Mirador de Germán del Sol es una obra enteramente dedicada al contexto paisajístico, que se hace portavoz de su mensaje, poniendo el centro del proyecto fuera de la arquitectura misma.

   
 



 
   
 



 
   
 



 
   
 



 
   
 



 
   
 



 
   


Proyecto: Germán del Sol
Colaboradores: Alicia León, Francisca Schüler, Carlos Venegas
Cliente: privado
Lugar: Ocoa, Valle de Aconcagua, Región de Valparaíso (Chile)
Proyecto de las estructuras: Enzo Valladares
Inicio del proyecto: 2007
Fin de las obras: 2009



Más información:
www.germandelsol.cl

                            www.sena.cl

                            http://www.floornature.es/

 

 

 


Todos los Derechos Reservados © Arqchile.cl, 2001

ISSN  0718-431X  versión en línea  

Arquitectos Jorge Harris y Carolina Harris

e-mail: jharris@entelchile.net